Ayotes coloricos.

Entre los suburbios de casas con chimeneas de pronto escondidos aparecen campos de ayotes, de girasoles y de verduras. En otoño me fui a vagar y me encontré con éstas flores que me refrescaron la nostalgia y entre los colores divisé chiltotos, ocres y anaranjados. Mientras tomaba las fotografías  soplaba el vendaval austral pero yo lo sentí tan ralo como  la seca brisa de verano, intenté respirar profundo y disolver el nudo de sal anclado en mi garganta. Era mi emoción la  que no me dejaba llenar mis pulmones de aire.  Y lo encontré, el ayote verde y sazón de mis tardes aldeanas que inmediatamente corté para cenármelo  con leche. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s