Viví.

Viví me dijo

No le temás a lo incierto

Sobrevivir es albergarse

En despojos del pasado

En temores concebidos

Y en fantasmas conservadores

 

No excluyás la bonanza de tu vida

Pues el infortunio es padecimiento

De cobardes y débiles

Amá, montuna tu alma liberá

 

Caminaba descuidada

Y tropezó conmigo

Me observó con su mirada desnuda

Frágil y débil  apresurada me anidé en su regazo

 

Entré alocada y adolescente

En  su corazón protegido

Por grandes muros y  guardianes

Corrí en sus habitaciones y en su tibieza dormí

 

No la conocía, no me conocía

Dos extrañas rebeldías

Que unió el mismo sendero

Y aquella casual aproximación,

Culpable de mi emancipación

 

Yo, recluída e insomne entre mis tribulaciones

En mis noches sin luna pernoctó

Mis alboradas  sin rocío observò por mi ventana

El café de mis mañanas preparò

 

Fueron pòcimas de brebajes ancestros

Un abrazo y su voz

Sus ojos de umbrales invisibles

Y un acento que me cautivó

 

Amá me dijo, tu alma montuna liberá

Què la fachada no te atrape

Ni te ate  la sociedad

Un paso firme basta

Y tu identidad.

 

Adiós le dije cuando cruzò el camino

Llevaba otro destino que no podia esperar

Alzó su mano cuando la niebla pobló la tarde

Su silueta se convirtió en parte del paisaje

 

Aquella alucinación se extravió entre la estepa verde

No fue brisa de verano ni agua de invierno

Un candil en la oscurana y una fogata emergente

Fue lozanía de un repentino encuentro.

 

A vos.

 

Ilka.

Enero 11 de 2013.

IMG_0896

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s