Los enajenados.

 

Ahí están,

Los enajenados de siempre

Encarroñándose

Volviéndose hollín de peregrinación

 

El éxodo que cargan con culpa

Sobre hombros y conciencia y en la sangre les hierve

Y les pesa en el cansancio

De su mano de obra explotada

 

Están ahí,

Quienes ya no son de ninguna parte

Los que a ningún suelo pertenecen

A quienes las raíz se les secó

Añorando la tierra mojada

 

Ahí están,

Entrampados en el embuste

De su mísera existencia

 

Los indocumentados

Sin norte ni sur

 

Fraude de sus rancios anhelos

Y de sus quiméricas hazañas

Que nunca serán un mito

Ni historia de un buen libro

Ésas que nadie relatará en una noche de vinos y poesía

Las que no recibirán aplausos ni vítores

 

 

Están ahí,

Quienes sobrevivieron

A los rieles del ferrocarril

Quienes eufóricos y alienados en cúmulo de demencia

Irrumpieron en los vagones del fantasmagórico tren

Que a miles condujo a la muerte

 

Quienes invadidos por el olvido

Se lanzaron a nadar sobre las corrientes

De un río que a miles ahogó

Quienes perforaron los senderos

De desiertos cundidos muerte

 

 

Están ahí,

Aunque invisibles

A la intransigencia de la segregación

Delatados por atreverse a soñar con un rumbo distinto.

 

Escudriñando en los cantos de las laderas

En el polvo mismo de sus privaciones

Trepando tapiales de cercos impuestos

 

Ellos, los indocumentados

Sin norte ni sur

 

Los enajenados de siempre

Los roedores de alcantarillas

 

Están ahí,

En la opacidad

Sin candil ni quinqué

Caminando a tientas

En sus inherentes penumbras

Con el destino incierto de quien se atreve a soñar

 

Están ahí,

Palpándose para constatar que no han muerto

Aunque ya no tengan afán alguno por respirar

Tan solo los espejismos de su mísera realidad los acompañan

 

Y a mi, mí letra que no es prosa ni rima

Es un conjuro y un hallazgo

De mi enardecido corazón

Pues están ahí, los enajenados

Y con ellos yo

Qué enloquecida también bebo de los brebajes de la migración.

 

Ilka.

Marzo 30 de 2013.

Anuncios

Un pensamiento en “Los enajenados.

  1. Palpándose para ver si están vivos… Pintás fidedignamente la añoranza de qienes hemos transitado por los vericuetos de la inexistencia… O sea, pues, qienes una y otra vez hemos muerto aunque solo se hable De Un Resucitado. Paz, el_ju

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s