Te vi ahí, soldado.

Te vi ahí, soldado.

 

Te vi ahí, entre los fierros doblados

con tu cara de niño, soldado

queriendo dormir el  cansancio

de tu sumisión de esclavo.

 

Con tu frescura de cipote

con tu leche de aprendiz

con tu ojitos tristes

sosteniendo un proyectil.

 

Cautivo y siervo

del opresor que te condena

a dos botas y un fusil.

 

Te vi ahí , soldado

raso y obediente

al patrón delincuente

que te obliga a delinquir.

 

Criminal y asesino

de tu hermano campesino

que siembra la tierra para que vos comàs.

 

Tanto que grita tu mirada

que silenciarla es imposible

llora enlutada

la sangre mancillada

en tu afán de bien servir.

 

Te vi ahí, soldado

aun ishto, aun cipote

deletreando ensombrerado

los nombres que torturarás.

 

En tu milicia enajenado

con tu ambición de caporal

azotando al rural

que defienda su maizal.

 

Te vi ahí, soldado

implacablemente hermoso

retoño  astillado

de la deforestación

 

Alerta a la voz de mando

del patrón asediando

tu conciencia y corazón.

 

Ilka. Mayo 03 de 2013.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Te vi ahí, soldado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s