Extinta.

Quedó aquella vereda

De tu piel en llamas

Cenizas que el viento sopló

Ninguna braza salvó su rescoldo

Su hoguera se apagó

Extintos quedaron tus besos

Ninguna huella ninguno dejó

Ningún recuerdo de tu existencia

Ningún sobresalto mi cuerpo guardó

Tan solo, tan solo

El aroma de hierba que tu piel anidó

Y aquella mirada que hablaba de amor.

Ilka.

Junio 14 de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s