Rieles de estación.

No sé si me trajeron

O si caminándolas estoy

Voy de regreso, de retroceso

Hacia delante infatigable

Buscando donde duerme el sol

Interminables caminos

Intransitables para el corazón

 

Entre piedras, madera y fierro

Emergen las vías de estación

Ahí descansan las ilusiones

De quienes dijeron adiós

Del que  retorna

Atado al  arrebato del amor

 

Dos dibujos, alfabetos

El único, el último adiós

No regresan se hacen polvo

Las quimeras en los rieles de estación

 

En las puertas se separan

Los ensueños y se reconcilian con sus dueños

Los besos que  desistieron decirse adiós

 

Ya no llores, no pienses, no imagines

No sientas, guarda el llanto

Ahora que me voy

No suspires, no delates  tu dolor

 

Voy de prisa, no me alcances

Guarda los retazos del  abrazo,

Las noches que te dejé en un sobre

Sobre tu almohada

Anida el recuerdo de las veladas

Vueltas poesía, ironía y enfado

No te agobies,

Que esto también es amor

No del rocío, no azahares

Es de los reales, que curten el corazón.

 

Ilka.

Julio 30 de 2013.

Aquí amanece la nostalgia.

Aquí hoy amanece

El pijuy cantando

Niebla en la ventana

Y lluvia en el balcón

 

Unas cuantas odas

Se han vuelto nubes

Cruzaron las fronteras

De  mi perturbación

 

Trajeron consigo

Agua de la quebrada

Y la flor de chipilín

 

Tres tazcales

Una maleta ´e queso

Y café en el batidor

 

Tortillas tostadas

El viejo candil de gas

Y la hamaca del corredor

 

Semilla del rojo clavel

Una flor de pito

Tres izotes tiernos

La sombra del plumajillo

Y la laja pa´ lavar

 

Aquí hoy amanece

Barro del adobe

De la casa que a mi mamà vio parir

Una Chilipuca que venía con suerte

Mamita así lo sentenció

 

Mi Comapa amada

Tierra perfumada

Cuántas nostalgias

Guardo hoy de ti

 

Abrazarte quiero

Y que caminemos juntas

Descalzas en los verdes senderos

De agosto en el jardín

Aquel gran potrero

Donde hoy florece la milpa y el frijolar

 

A vos estas coplas

Melancólicas e inmersas

En el perenne vaho del vaivén

 

No podré decirte

Que en este agosto llueve

Aquel añejo torrencial

Aquí es verano

Y en vos mi nido amado

Agosto se encharca en lodazal

 

Chapotearlo quiero

Y comer chiliguas

Sentada en la piedrona

Viendo el atardecer despeñarse

En las aguas del río

Que nunca regresarán

 

Tortear pishtones

En el comal de barro

Del polletón casero

En la cocina de bajareque

Que construyó mi abuelo

Con sus agrietadas manos

Su machete cuto

Y en la espalda el dolor

Del jornal de un campesino

Que labró la tierra

Y que tuvo una nieta

Que versos le escribió.

 

Ilka.

Julio 30 de 2013.

 

 

 

 

Girasoles verano 2013.

Por ahí volando pata  buscando en el bochorno del verano el recuerdo de mi campo de girasoles me encontré con unos cuantos en otro campo, en otro pueblo… Les comparto estas bellezas, las flores de agosto, las flores del verano…

http://www.flickr.com/photos/enmilentechoteador/sets/72157634749222264/

 

Lamento del río seco.

Hablando con un amigo me dijo que el río La Pasión en su natal Sayaxché está en agonía… Pensé en el Motagua d la infancia de mi padre y los riachuelos que he visto morir… Dejo aquí mi protesta.

Aquí hay un río seco

Vuelto desierto se murió
Lanzó sus aguas a los cielos
La tristeza lo inundó

Es un vertedero
De desdicha y aflicción
Las crías ya no juegan
A saltar desde el filón

Aquí hay un río seco
Lo drenaron sin compasión
Piedrín y arena
Se volvió su corazón

Y las lajas se llevaron
A la casa del patrón
Ya no bajan las mujeres
A lavar con ilusión
Y las crías ya no nadan
Se ha secado La Pasión.

Ilka.
Julio 19 de 2013.

Difusas 1

En otras las imágenes son en semicírculos rojos medios óvalos siempre rojos de Sandra hirviente, latente.

20130719-184929.jpg

Difusas.

Un día alguien me preguntó: ¿cómo es el desierto en la frontera? Y en mi maceta las imágenes varían, es como si estuvieran dando vueltas en una ruleta, de pronto a veces aparece un tapete verde con machas rojas de sangre fresca y negra de sangre seca. Esto de día el de noche es muy distinto…

20130719-183227.jpg

Daniela.

El viento mueve las pesadas horas

Daniela cuenta los minutos

En el tic tac de las cadenas que la  inmovilizan

Escucha los pasos urgentes

Y su agonía perenne

Ella comienza a sudar

Se acerca el violador

Quien la ha de torturar

 

Los cerrojos ceden

Ignorantes de la desdicha

La puerta se abre

Sumisa al rostro del mancillador

Cien dólares por poseerla

La abre de piernas no lleva prisa

Las cadenas se deslizan

En la piernas del perpetrador

 

No es un bar, tampoco una casa de citas

Es un residencial,

Un condominio en exclusividad

Daniela no llora,

El dolor la evapora

No quiere respirar

Un pañuelo le anula la visibilidad

Dos candados le roban la posibilidad

De pensar en la libertad de soñar

 

El viento empuja las pesadas horas

Dos cadenas cuelgan de un umbral

Ya no cuenta  los golpes

Han sido tantos que  le robaron su edad

El amor propio y las ganas de soñar

Es una esclava, es una víctima  de trata

De la que nadie quiere hablar

Daniela  agoniza

Mientras la vida lleva prisa

Por irse a pasear.

 

Ilka.

Julio 19 de 2013.