Desierto de Níger.

Aquí estamos expuestos

Con nuestros cuerpos disecados

Somos los emigrados

Que el desierto asesinó

 

Peregrinos del camino

Invisibles trotamundos

Nosotros los del inframundo

que morimos con dolor

 

En el ocaso de la ilusión anochecida

Agriada la congoja no puede más que llorar

su desconsolada aflicción adolorida

 

hemos perdido la vida

por la desventura de migrar

en la penumbra de un viaje sin retorno

 

maleteadas las nostalgias

empaquetados los adioses

tristes recuerdos feroces

nos velarán

 

Ahí en el silencio enlutado

A la intemperie en llama viva

Desaparecieron nuestras vidas

Nadie las contará

 

Dirán tal vez que emigramos

Buscando lo no perdido

Solo quien tiene un hijo

Entiende qué es ser mamá

 

Cuando lloran de hambre

Y tu lastre heredado

Es grillete de esclavo

Que no te deja andar

 

Darles el sustento

Que tu pecho ya no puede

Que tu patria se niegue

A verte respirar

 

 

Buscás en otro suelo

Una desdicha menos fatigada

Con la esperanza aun lozana

Y con  el anhelo de progresar

 

 

Aquí están nuestros cuerpos

Los de mis hijos y el mío

Nuestros nombres nadie  mencionará

 

Seremos acaso noticia de un segundo

En pantalla internacional

Ahí quedaron los migrantes

En desierto  de Nigeria

Buscaban llegar a Argelia

No lo pudieron lograr

 

Para   las almas de 87 emigrantes encontrados hoy en el desierto de Níger. Siete hombres, 32 mujeres y 48 crías. Y para todos los que murieron, están muriendo y morirán en los desiertos del mundo entero, emprendiendo la aventura de emigrar.

 

Ilka Oliva Corado.

Octubre 30 de 2013.

Estados Unidos.

Anuncios

Los genocidas.

Los genocidas.

La avenida los ve desfilar
En sus carros bien blindados
Ahí van los enjuiciados
Que sangre derramaron
A expensas de un traidor
El mismo ruin opresor
De finura de gendarme
Que con la justicia traficó

El arriate los observa
Van vestidos en tacuche
Es tan sólo el estuche
Que esconde su pudrición
De magistrados bien vendidos
De jueces corrompidos
De mustias ataviadas
Que el lujo estrujó
Son las juezas desdichadas
Que la avaricia cercenó

En la acera los esperan
Los muertos nunca juídos
Son los siempre vivos
Que memoria han de enflorar
Los honrados desaparecidos
Las mujeres ultrajadas
Las miradas siempre honradas
Que el olvido no acoraza
Son los nombres que en cachaza
De caña en el molino
Endulzan la conciencia
De quién los recordará

Las paredes los vislumbran
Aunque escondan las tumbas
De las fosas clandestinas
Que gritan identidad

En la calle dejan huellas
De botas militares
Y recitan los portales
En prosa y letra clara
Ahí va jauría
Que al país vendió
Que la sangre derramó
De su pueblo campesino
Ahí ya el asesino
Que con lasciva mutiló
Ahí van los genocidas
Que el mundo conoció

Los zaguanes los vigilan
Desde el atrio los escoltan
Las rimas de la vida
Que poesía han de cantar
Cuando nazca la justicia
Y entone dignidad.

Ilka Oliva Corado.
Octubre 29 de 2013.
Estados Unidos.

¿Y a mí?

Cipote lustrador
Niña ultrajada
Mujer golpeada

¿Y a mí?
Analfabeta
Mozo, leñador
Tortillera, maquiladora

¿A mí?
Albañil, brocha
Muchacha, sirviente
Carpintero, cargador

¿Y a mí?
Invisible
Detestable de arrabal
Trabajadora sexual
Basurero, zapatero

¿A mí?
Vagabundo en la miseria
Vendedora ambulante
Ishta de la cuadrilla
Que corta el grano de café
A mí vientre preñado
Producto de una violación

¿Y a mí?
Desaparecido, asesinada
A mí que huelo pegamento
Entre los tormentos de la marginidad
A mí que muero de frío en la covacha del baldío junto al lodazal

¿A mí?
Socavado en un alud
Descalza y anciana
Agonizando en el silencio
De la miseria que amordaza

¿Y a mí?
Que no soy letrado
Tampoco egresado
De tu universidad
Ningún artesano fino, enchaquetado,
Vanagloriado en su inmensidad

¿Y a mí?
¿Qué poeta me nombra?
¿Qué voz me canta?
¿Qué lienzo me dibuja?
¿Qué ojos me miran?
¿Qué escritor me redime?

¿Y a mí?
¿Qué artista me dignifica?

Ilka Oliva Corado
Octubre 28 de 2013.

Noche indocumentada.

Noche indocumentada.

 

Discreta y juiciosa

La bruma nocturna

La noche  comienza a desnudar

Su piel es lirismo

De numen poblado

Tristes indocumentados

No la han de admirar

 

Trabajo a deshoras

De turnos pasados

Son los nuevos esclavos

De la gran ciudad

 

La urbe de fiesta

en luces y embuste

la música canta

a las almas que no lo han de escuchar

 

 

parejas las horas

no cuentan minutos

descansos no existen

para quien han de explotar

los jefes que en lengua

distinta y racista

mojados los llamarán

 

la bruma desnuda

el atavío nocturno

quien está de turno

no lo ha de observar

 

la fábrica en marcha

limpiar los retretes

cortar la verdura

que se ha de empacar

 

el cansancio que abarca

la venas ya hartas

que no pueden respirar

 

trabajo  bracero

de obrero y  jornalero

el emigrante es el peón

 

la mujer, la cipota

la niña y la güira

que cuida a las crías del patrón

que arregla las camas

son las mucamas

del hotel con balcón

 

 

el gringo  es el dueño

que en tierra de nadie

se ha vuelto un dios

país de miseria

de sueños ya muertos

que son los inventos

de la explotación.

 

La noche desnuda

Acaricia la bruma que la cautivó

El tiempo hace mella

En el lomo del mozo

Que las fronteras cruzó

 

La noche despojada

Acaricia el cojín

El sueño la llama ya quiere dormir

La mujer y la niña

Recién emigradas

Son las más explotadas

Nunca lo han de decir

 

Nocturna la bruma

Le pide documento de identificación

La noche asareada busca entre su almohada

Es la indocumentada de quien nadie escribió

Invisible y oscura tan real la premura

De quien emigró.

 

 

 

Dedicado a las y los migrantes  indocumentados del tercer turno. Pronto amanecerá…

 

Ilka Oliva Corado.

Octubre 27 de 2013.

 

Del otoño.

Del otoño:

El ocre de los primeros días de octubre

El chiltoto cobrizo de mediados de noviembre

Y  el viento espabilado que canta y silba su libertad

 

Los cielos cerrados de nubes preñadas

El ocaso lejano que se acerca a observar

Melancólico y sigiloso

El agua del río que no quiere avanzar

 

La noche que oscila buscando la luna

Que duerme en su cuna y no quiere salir

El lago despierto de olas que hablan

Murmurando historias que nadie ha de oír

 

La aurora adormecida de los días sin sol

El rocío en escarcha y la niebla difusa

Que no una  es intrusa sino admiración

 

La lluvia aplacible de gotas  que enuncian

El invierno que avanza y no  ha tardar

En que las nubes procreen

Los copos de nieve que  diciembre albergará

 

Del otoño:

Los versos conversos

solitarios  y dispersos

que esta noche arrullarán.

 

Ilka Oliva Corado.

Octubre 27 de 2013.

Estados Unidos.

 

Clandestinos.

Clandestinos

Son los anhelos que saltan hacia la muerte
Emprendidos en delirios de necesidad
Las murallas que apuñalan las miradas que no duermen
Son los sueños desidentes que se atreven a migrar

Clandestinos
Los caminos que abrazan la violencia
Enredados en senderos de complicidad
Los ojos que no observan
La injusticia perpetrada en las entrañas del migrante que tiene necesidad

Clandestinos
Los asesinos disfrazados de legitimidad
Los silencios sobornados
Bien pagados por la impunidad

Clandestinos
Los difuntos que en la muralla quedarán
Los huesos que en las fosas clandestinas en polvo se convertirán

Clandestinas
Son las vidas peregrinas
Que a oscuras y en neblinas
Las fronteras cruzarán.

Ilka Oliva Corado.
Octubre 27 de 2013.

No hay nadie afuera.

No hay nadie afuera.

Suena el timbre y asoma la mirada que se aísla
No hay nadie afuera
Tocan la puerta y se agita el corazón
Observa entre los rendijas de la ventana
No hay nadie afuera

¿Quién será que toca a deshoras?
Apenas es medio día
¿Será acaso la agonía que lo llega a visitar?
Va e interpone su renuncia
¡no más desafueros, no más tristezas!
¡no más viles bajezas que lo han de tortutar!

Con las traiciones en bochorno
Con la omisión cautiva, lasciva, corrompida
No con tantas heridas que le han de expropiar
Los torrentes sanguíneos

El corazón ya no es un niño que quiere jugar
Es un anciano cansado, con sus arterias enjutas
Remendadas, ajadas en tantas disputas

¡No! Va e interpone su renuncia
ninguna reja, ninguna puerta trancará su libertad
¡sale entonces a la calle y va a manifestar!
¡Quiere justica y la va a encontrar!

Ilka OIiva Corado.
Octubre 24 de 2013.
Estados Unidos.