Indulto de lluvia nocturna.

Cuando llueve te pienso

Te escribo y te invento

Cuando llueve te deseo

Te veo, te acaricio

Sin  vicio, en sosiego

Cuando llueve te llamo en silencio

Desde mis adentros sumisos

Tímidos que vos despertás

Para hacerlos danzar en tu fiebre de delirio

 

Cuando llueve te escucho creando melodías

Escribiendo alegorías que después interpretás

Con tu saxo y tu sexo

Con tus manos sobre mi cuerpo

Atento, alarmado

Lo has  ya acostumbrado a tu caricia nocturna

La taciturna que llega en buen pertrecho

A este frío lecho que vos incendiás

En infiernos concedidos que atizan mis sentidos

Y a mi alma hace cantar

Las armonías de tus poros

Que desconocen el decoro de la entrega a medias tintas

Somos dos lobas extintas enardecidas en absurdos

De esos otros mundos que conmigo explorás

 

Cuando llueve te siento

Te observo, deslizo  mis manos debajo de tu falda

Y tu piel siento despertar

En tus muslos en espera

De mi nube pasajera que los invita a pasear

A lagos de aguas tibias

Que vos inquieta agitás

 

Estremecida la noche anida

Una hoguera  en agonía que en mi pecho abrasás

Con tus labios de hechicera

Aterrizás mi nube pasajera

Y a tu cauce me invitás

Con  tu saxo y con tu sexo

Somos dos seres  conversos

Que la lluvia ha de indultar

 

 

 

Cuando llueve te pienso

Con tus manos creadoras

Inventando melodías

Que escribís en mi poesía

Que para vos  no tiene punto ni final.

 

 

Ilka Oliva Corado.

Octubre 05 de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s