Gélido enero.

Arrulla en silencio la nieve que puebla
La gris ciudad
Gélido enero aposento de invierno
Viento austero que no sabe a dónde va

Tranquilas las noches duermen serenas
No pagan condenas por la indiscreción
De cautivar en sutil halago
A la bruma que frente al lago
Sin querer sus aguas ha despertado
Y a sus pies se han postrado
Suplicando seducción

La luna se esconde no muestra esplendor
Prefiere la niebla, la nieve y su conspiración
Para saberse añorada y por siempre bien amada
Por la oscurana que taciturna reclama su luz

Las horas deambulan buscando calor
En las fogatas de ocote verde
Que arden desnudas sin mesura alguna
Las lumbres que alumbran la soledad

Enero es de invierno, gélido hechizo
Que ni por tan plomizo deja de enamorar
A esta ánima mía, que sin afán de letanía
Por él, poeta será.

Ilka Oliva Corado.
Enero 04 de 2014.
Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s